Ecotucumano - ¡Ve y haz lo mismo!
ECO EXCLUSIVO

¡Ve y haz lo mismo!

08 de Octubre de 2017 | 23:58 hs.  

La reflexión del Evangelio del día, a cargo del Padre Luis Zazano.

 Lc. 10, 25-37: ve y haz lo mismo.

1)que tengo que hacer?: aquí se da inicio a todo. Ser cristiano no es estar con las manos juntas nada más, es hacer por el otro, moverte por el otro, laburar por el otro... No te quedes sólo con saberte de memoria los mandamientos, es vivirlo a los mandamientos. Mirás que curioso, Jesús lo remite a los mandamientos, el primero es amar a Dios. Porque tu actuar con el hermano es desde ese amor con Dios y no desde un clientelismo en donde haces las cosas para ganarte el premio Nobel de la paz. Nosotros lo que hacemos lo hacemos por amor a Dios.

2) el samaritano: representa la figura de un hombre tachado por la religión judía, lo consideran traidor, impuro, no cumple los requisitos religiosos... A cuantos lo tenemos como samaritanos, que porque no cumplen ciertas normas de nuestra religión lo hacemos sentir impuros, basta de ser asi. Mirá la lección que nos deja, capaz que no sos una persona que religiosamente estas aprobado pero que en tu actuar con el otro nos mostras que te compadeces. Mira que antes pasaron religiosos intocables, pero claro, ello cuidaban la norma.

Vamos! Cuidado que por enredar el rosario en tus manos y mostrarte que lo rezas, no lo liberas para limpiarle ese rostro sucio que tiene tu hermano. Cuidado que por cumplir el ayuno de una semana te haces tan pesado que nadie en tu casa te banca, pero eso sí, ni siquiera diste un poco de comida al necesitado. Dios no mira cuanto haz cumplido de normas, Mira cuando haz amado a tu hermano con obras, y bien concretas.

3) compasión: aquí está la clave, nuestra vida cristiana implica padecer con el otro. Estar al lado del que me necesita, no es plantear "qué me pasa a mi si yo lo ayudo" la verdadera pregunta aquí es "qué le pasa a él si yo no lo ayudo". Hoy pidamos a Jesús la fuerza de no hacer tanto "cumplimiento"(mitad que cumplo y mitad que miento) en la Iglesia. Sino más bien que nuestra cercanía hacia nuestros hermanos sea desde un corazón lleno de Dios que hace todo de manera desinteresada

Dejanos tu opinión